Educación

Una vez que el producto ha asimilado la doma, el jinete seleccionado para la educación en pista lo montará en el sitio donde se domó, para verificar el estado de mansedumbre y dar su conformidad.

Para la educación previa a las competencias, se eligen jinetes de primer nivel, no solo por su actuación en pista, sino por su experiencia y capacidad para preparar el equino para el salto en pista.

El programa inicia con un "entrenamiento en el llano" o equitación sin salto, continuando luego con ejercicios de pequeñas vallas o caballetes priorizando que el caballo no se aburra ni se lesione. El manejarse en forma relajada y con tiempo, es fundamental en esta etapa.

El jinete debe percibir continuamente que el caballo está siempre bien para afrontar las exigencias que aumentarán muy paulatinamente.

El primer período de entrenamiento será de 2 o 3 meses. Cuando el equino comprende perfectamente todas las ayudas y aborda los pequeños obstáculos con naturalidad, se recurre a un período de “descanso” o asimilación de esta educación.

La siguiente etapa será la de retomar la educación para que el equino no solamente comprenda y acepte las ayudas, sino que hará una o 2 veces por semana ejercicios y breves recorridos de práctica.